Alpargatas

Las alpargatas son un tipo de calzado hecho de fibras vegetales. Debe su nombre al material del que antiguamente estaban compuestas: el esparto ("espardenya" en catalán o "espadrille" en francés). Originalmente, las alpargatas eran enteramente de este material aunque, más tarde, la parte superior se empezó a hacer de algodón, lino o tela de cáñamo, según la disponibilidad, y las suelas pasaron a ser de cáñamo. Cuando el cáñamo comenzó a escasear y se volvió problemático, fué reemplazado por yute hasta nuestros días.

Tradicionalmente, se consideraba un calzado humilde, económico, popular y muy útil, siempre alejado de los conceptos de moda y el "vestirse bien", asociado con la sofisticación y el estilo de las élites. En 1940, esto cambió gracias a Emilia Martínez y Joan Olivé, que fundaron La Manual Alpargatera. Fue a partir de ese momento que las alpargatas, hasta entonces asociados a las clases trabajadoras o a la gente de campo, se introdujeron como un elemento más de la moda de la época.

El proceso de fabricación de las alpargatas, actualmente tiene dos partes muy diferenciadas, ya que por una parte las suelas están hechas en talleres especializados (a diferencia de antes, dónde en un taller se realizaba todo el proceso) y, por la otra, una vez que se hacen las suelas, se cortan los tejidos en el taller de alpargatas de acuerdo con los patrones de cada modelo y, si es necesario, se ensamblan (los diferentes patrones se cosen para formar el corte del modelo). Una vez cosido el corte, se cortan las plantillas, en relación a la suela elegida y, en algunos modelos, se cose un ribete alrededor de todo el corte (ya sea por diseño o porque el material elegido lo necesita).


Tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados